martes, 19 de agosto de 2008

Nadie miraba pero se veía venir

Y estuvieron. Gracias.



Hoy empieza el juicio por la Tragedia de Cromañón. El debate llega a la justicia casi tres años y 8 meses más tarde pero llega: otras muchas causas quedan en la nada.


Y después de todo este tiempo todos tenemos una opinión ya formada al respecto. O deberíamos. Que el hecho sea una tragedia ya nos dice mucho. Era prevenible, nadie lo puede discutir. Y era previsible. Nadie, ni los que asistían/asistieron a recitales de rock antes de Cromañón, ni los músicos, ni los empresarios, ni manager, ni nadie, puede declararse inocente. Se actuaba en condiciones de seguridad nulas, y en las mismas se asistía al espectáculo. Las bengalas eran parte del folklore del rock, y nadie las criticaba, al menos no en tono de denuncia seria. Y pasó: entonces señalaron a Callejeros como los grandes culpables, a Chabán como el diablo en persona, a Ibarra como el responsable político que debía ser inmediatamente destituido (no es que sea santo de mi devoción, pero la verdad es que la destitución tuvo muchísimo de oportunismo político). Nadie se atreva a mencionar a los chicos como teniendo alguna responsabilidad. Estos chicos que fueron a ver una banda de rock, que hicieron lo que hacían siempre, y lo que todos hubieran seguido haciendo de no haber pasado esta tragedia. Y no, no tienen la culpa. No se trata de culpas. Se trata de responsabilidades, y las mismas son compartidas por TODOS, como sociedad.


Me acuerdo la cobertura de los medios, lo más cercano al amarillismo que se podía. Primero, eran rollingas drogadictos y en horas nada más, eran "los ángeles de Cromañon". Para la sociedad, para gran parte de la misma, el cambio fue igual. Ojalá nunca nos olvidemos de lo que pasó, pero que esto no implique condenar al rock, sino entender que está bien que antes de los recitales nos enumeren las puertas de salida, los dispositivos de seguridad y demases. Que está bien que se controle, que se hagan cumplir las leyes y disposiciones. Que está bien que como público tomemos conciencia de los peligros.


Ojalá no se repita. Ojalá la justicia no sea hipócrita buscando un único chivo expiatorio.


(También hoy empieza el juicio al Padre Grassi. Pero no mezclemos, mejor).

10 comentarios:

Eva dijo...

Totalmente de acuerdo con vos. Se trata de responsabilidades en vez de culpas. Me acuerdo de mi primera clase de economía, cuando salió el tema de Cromagnon, y mi profesor dijo que esperaba que el tema no saliera tan pronto, y nos contó que su hermano murió en la tragedia. No sabíamos qué decir. Ojalá que por una vez la justicia cumpla y evalue lo sucedido de manera eficiente. Hubiera sido bueno que la justicia no hubiera sido tan lenta, porque lamentablemente mucha gente murió después y muchas familias ya no existen.

aby dijo...

¿Sabés lo que hacen los dueños de los bares en la era post cromañon? Básicamente le cobran a las bandas por una seguridad que aún no existe y le cobran como si fueran Aerosmith en River... hay muchos oportunistas... de todos lados, eh.

Ojalá que las almas descansen en paz y que los chicos que se salvaron puedan vivir su vida lo más normal que puedan... nada más.

Besitos!
aby.

Jes dijo...

Yo primero quiero que se deje de atacar a la música como culpable de la tragedia. Post-Cromañón, pagamos las consecuencias el público y las bandas. Nosotros porque las entradas a los recitales pasaron de costar diez o doce pesos a veinte, como mínimo, y las bandas porque cada vez tienen más dificultades para tocar. Tienen que nacer grandes y llenos de guita para hacerse conocidos, es una ridiculez.

Por otro lado, me indigna que hayan pasado más de cuatro años y medio y recién ahora venga el juicio, pero con todo paso lo mismo (las primeras denuncias contra Grassi fueron hace OCHO AÑOS, es increíble) y lo que más me indigna es Callejeros. Siempre creí que no eran culpables, lo sigo creyendo. Sí son responsables y me parece bajísimo eso que hicieron de culpar al público. Me parece una burla, me da asco. Peor los fans que los siguen defendiendo, que siguen yendo a verlos cuando tocan. Es increíble como algunas personas que sobrevivieron a la tragedia pueden odiarlos tanto y otros idolatrarlos más que antes, no me entra en la cabeza ese fanatismo exacerbado y la imposibilidad de usar el cerebro.

Que sea lo que tenga que ser. Si la justicia considera que son culpables todos y tienen que ir a la carcel, que lo hagan. Lo que espero que no pase es que todo quede en la nada o demorado eternamente y mientras tanto Callejeros se siga llenando de guita a costa de tantos muertos.

El Profe dijo...

Esperemos que la justicia no nos deje un sinsabor, que las almas de los que allí perecieron puedan descansar y las cosas se normalicen un poquito más en el país del caos, del si te he visto no me acuerdo... que por una vez se pueda dar vuelta la página y ver el futuro con optimismo.
¡Un abrazote!

Jes dijo...

*más de TRES años y medio.

Nadia dijo...

Siempre, Eva, hubiera sido mejor que la justicia actuara antes. Hay mucha gente involucrada como para tenerla esperando y sin respuestas...

En la era post Cromañon, las bandas under se la vieron y se la ven muy jodidas, Aby, es cierto. Como siempre, el hilo se corta por lo más delgado y aparecen los oportunistas de siempre...

Lo mismo que le dije a Aby, por una parte; por otra, la verdad hay que estar en el lugar de los sobrevivientes. Algunos los odian, otros los adoran... en fin, son cosas del dolor imagino. Y cada cual hace con eso lo que puede. Si no entiendo el morbo de todos los que jamás habían escuchado Callejeros en su vida, y salieron corriendo a comprar CDs, remeras y banderas...

Ojalá Profe... Habrá que esperar siete meses para que termine el juicio, pero ojalá podamos dar vuelta la página como corresponde...

David Carrascosa dijo...

"Los rockeros van al infierno", eso es lo que cantaba una banda de Heavy de España (Barón Rojo). Es una pena que la sociedad, al no poder asimilar movimientos alternativos, carge las culpas contra ellos cuando pasa alguna cosa. Espero que todo salga bien.

Por cierto, un placer volver a leer tu maravilloso blog. Un beso para mi querida Nadia!!!

Rapote dijo...

Todos son responsables, les pese o no.

Quien ingresa a un lugar que está excedido 5 veces en su capacidad es, como mínimo, un negligente.

Si yo estoy en un lugar cerrado y veo que se ponen a lanzar bengalas en medio de la multitud, también lo soy. Y mínimamente no debería concurrir mas a un espectáculo con estas características (debería retirarme allí mismo de pensarlo bien).

Pero nos quejamos de "los amigos del poder" y el amiguismo (y también de los lazos familiares) cuando hasta la empatía misma nos lleva a caer en el pecado que condenamos.

Los seguidores de la banda defendiéndolos a ultranza por ejemplo.

Si Callejeros no es responsable, entonces nadie lo es.

Se debió buscar principalmente a quienes tiraban bengalas para luego seguir el camino de responsabilidades: Dueño del local, inspectores habilitantes, autoridades ciudadanas, la banda y los responsables de comercializar mas localidades de las que el local admite, espectadores que ingresaron con niños a un lugar con condiciones evidentemente inseguras, etc. etc. etc.

Pero se fue directamente "arriba" pretendiendo que sólo Ibarra, Chabán e inspectores cayeran. Ni siquiera Callejeros. Ni qué decir de los que tiraban las bengalas...

¿La responsabilidad y culpabilidad son "selectivas" entonces?

Tengo la sensación de que van a joder tanto con esto de querer eximir de responsabilidad a ciertos actores que no se va a culpar a nadie finalmente.

La verdadera justicia sería que vayan presos todos.

Y sin confundir ni trastocar los grados de responsabilidad, siendo mas graves las actuaciones de quienes llevaron y usaron bengalas y quienes sobrevendieron localidades.

Saludos,
Rapote

unServidor dijo...

100% de acuerdo. En definitiva, Chabán fue el único que decía que la corten con las bengalas. Ninguna legislación prohibía ese material en el techo, pues se pensaba en que sea ignífugo, pero nada prohibía que sus gases maten. Somos una sociedad absurda. Condenar a un intendente sirve de hecho para desligarnos de cualquier culpa. Y esos medios que chorreaban amarillo al cubrir el asunto, ahora siempre se refieren a que fue "una bengala"... y ¡nunca una PERSONA!
En España cuando hubieron muertos por apretujarse en huída contra una puerta que abría hacia dentro, simplemente se legisló para que todas abran hacia afuera ¡no se buscó una bruja a la que ahorcar!
O somos todos, o no es nadie.

Nadia dijo...

Entonces parece que el rock es marginado en muchos lugares... De todas maneras, lo que pasó acá va mucho más allá de una simple voluntad de la sociedad de controlar este movimiento. Son tantas cosas a evaluar que no entran en un post ni en un libro. Veremos como resuelven. Gracias David por volver!

Por razones obvias, los medios siempre adoptan la postura con la que creen que van a quedar mejor con la sociedad. Y acá se pusieron a victimizar a los que asistieron al espectáculo. Y es verdad que nadie habla, por ejemplo, de esos chicos que fueron con sus hijos y los dejaron tirados en el baño al cuidado de un desconocido. Siempre es más fácil buscar culpables que hacer un mea culpa... y así estamos. Ojalá se haga justicia. Pero en serio. Gracias Rapote!

Unser: Es interesante esto que decís de que fue una bengala y no una persona: está claro que hablar de personas implicaría responsabilizarlo. Y mejor nos hacemos los tontos. Acá no aprendemos de los errores porque no aceptamos que nos equivocamos. Entonces, mejor, pensamos que se equivocó el de al lado, y entonces hay que castigarlo. Tristísimo.

Creative Commons License
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina.